Amanecer entre Tojos.

Imagen

Esta semana hemos estado comentando los miembros de Murciafragma  sobre la motivación.

Al hilo de  recibir, esta mañana, unos whatsapp de los compañeros, en los que me comentaban lo fructífero del amanecer, me he acordado del famoso artículo de Galen Rowel; El tamaño de la rata.

Galen Rowel, habla de la rata, entre otras cosas, como, “esa criatura voraz que roe el estómago de alguien por dentro y le empuja a dejar una y otra vez las comodidades y seguridad de la vida civilizada para ponerse a prueba en la naturaleza”

Estoy de acuerdo, como se menciona en el artículo, con lo que escribió Robert Falcon Scott “el deseo … por su propio interés es lo que cuenta de verdad…”

Es ese deseo, la gasolina que mueve el motor de la motivación. Es lo que nos impulsa a levantarnos temprano, a hacer kilómetros, andar en mejores o peores condiciones y en mi caso, volverme muchas veces con las manos vacías. Aunque con la rata satisfecha.

Pienso que esa criatura crece con la propia experiencia, con la satisfacción de ese deseo con mejores o peores resultados.

Hoy, de nuevo, he vuelto a madrugar, no sin esfuerzo. He vuelto a disfrutar y  alimentar a mi rata, que ahora descansa. Aunque no pasará mucho tiempo hasta que vuelva a roer mi estómago.

Un saludo.

Anuncios