No Hay Mañana

Pues eso es lo que me pareció cuando ví la borrasca ante mí. Pensé que venían tiempos oscuros, duros y difíciles, y se iban aquellos días alegres, arrastrados por la nube, como si nunca más volvieran.

Esta foto la tomé al atardecer en la Sierra del Carche, en Jumilla. Conforme disparaba las múltiples fotos, me quedaba fascinado de la grandiosidad de la naturaleza, y de lo insignificante que somos ante ella.

CANON 70d

ISO 100

Tokina 11-16

F 5/6

Tiempo de exposición: 3,2 segundos.

No Hay Mañana

Anuncios